Tratamiento calvicie

La alopecia es un término médico que describe la pérdida completa o parcial de pelo, principalmente en el hombre, que tiende a ser de origen genético u otras causas.

Con la edad, tanto los hombres como las mujeres pierden densidad en el pelo. Los hombres desarrollan un modelo típico de calvicie, que se asocia con la presencia de testosterona (hormona masculina).

En las mujeres, el modelo de calvicie o pérdida de pelo es más difuso. Normalmente, la pérdida de pelo en la calvicie es gradual y se limita al pelo de la cabeza.

Cada pelo tiene una vida media de 4 a 5 años, crece entre 1 y 2 cms. al mes, después se cae.

A los seis meses crece un nuevo pelo en el mismo lugar, pero en la calvicie existe una pérdida del control de este reemplazo, es decir una falta de salida del nuevo pelo.

 Entre las causas de pérdida o caída de pelo están:

  • Alopecia areata.
  • Alteraciones hormonales (bocio, elevación de DHT).
  • Cuadros febriles.
  • Enfermedades generales graves.
  • Estrés.
  • Exceso de vitamina A.
  • Herencia familiar.
  • Lavados excesivos.
  • Medicamentos para el cáncer.
  • Radioterapia.
  • Tricotilomanía (tendencia compulsiva a quitarse pelo).
  • Edad.
  • Micosis (tiña capitis).

Cuando las causas son secundarias (estrés, medicación, fiebre, etc.) el pelo volverá a su nivel cuando cese la causa.

Cuando las causas son hereditarias, se utilizan el minoxidil o el finasteride que tienen un efecto beneficioso en detener la calvicie o en mejorarla, dependiendo de cada individuo.

La calvicie de tendencia hereditaria típica afecta al 25% de los hombres antes de los 30 años y a otro 50% antes de los 60 años.

 La alopecia androgénica

La calvicie masculina es un proceso causado, de forma combinada, por varios factores entre los que se encuentran la edad, cambios hormonales y predisposición genética.

Durante la adolescencia estas personas producen más cantidad de una enzima llamada 5-alfa-reductasa, que transforma la testosterona en dihidrotestosterona.

Esta hormona es la culpable del adelgazamiento del pelo y de la disminución progresiva de los folículos pilosos donde nace el pelo, lo que da origen a una pérdida progresiva del cabello, desde la frente a la coronilla.

Los tratamientos médicos más utilizados habitualmente para la alopecia androgénica son el minoxidil tópico en varias concentraciones y la finasterida oral, entre otros.

Si el pelo se cae de forma rápida y sin causa aparente deberá consultar al médico.

Captura de pantalla 2015-03-08 a la(s) 17.30.01

Evolución del Tratamiento

Evolución del Tratamiento

Evolución del Tratamiento

Evolución del Tratamiento

Antes y Después

Antes y Después