Hiperhidrosis (Sudoración excesiva)

Se puede dar a nivel axilar, palmar y/o plantar.

Tratamientos tópicos

  • Antitranspirantes: el dermatólogo prescribe en primer lugar, preparados que contienen cloruro de aluminio en diferentes concentraciones, asociados o no a otros tratamientos. Su eficacia terapéutica se limita a los casos leves y, especialmente, a la sudoración axilar y del tronco.
  • Inyección de la toxina butolínica: la toxina provoca un bloqueo a nivel de las sinapsis (interfaz glándula sudorípara y sistema nervioso autónomo), impidiendo la liberación de la acetilcolina, que actúa como neurotransmisor. Esto provoca el cesamiento o disminución de la sudoración en la zona inyectada. Se lleva a cabo inyectando bajo la epidermis, pequeñas dosis de toxina con una aguja de toxina; normalmente, se inyectan 50 unidades por axila.
  • La terapia se lleva a cabo ambulatoriamente y requiere una sola sesión. Las sesiones se deben repetir periódicamente para conseguir un resultado satisfactorio.

¿Qué es la hiperhidrosis?

Consiste en una sudoración excesiva, que puede producirse en todo el cuerpo o en áreas localizadas, especialmente en palmas, plantas, axilas o cara.

¿Qué factores desencadenan la hiperhidrosis?

La hiperhidrosis es un fenómeno fisiológico desencadenado por el ejercicio, cuando estamos nerviosos o cuando tenemos fiebre. Algunas enfermedades pueden también ocasionar una hiperhidrosis generalizada, como por ejemplo, alteraciones del tiroides, una disminución de la glucosa en la sangre o alteraciones del sistema nervioso, entre otras. Algunas personas pueden presentar una hiperhidrosis importante y recurrente en palmas, plantas, cara o axilas que puede dificultar y condicionar su vida social o laboral.

Algunos tratamientos consiguen reducir de forma muy importante la hiperhidrosis, aunque la mayoría de ellos sólo consiguen reducirla de forma temporal y alguno de ellos, como por ejemplo, la simpatectomía, llegar a ser definitivos.

Medidas generales

Los polvos talco pueden ser útiles en la hiperhidrosis de pliegues y pies. Existen en el mercado plantillas con una gran capacidad para absorber la sudoración. Debe evitarse un exceso de lavado de las manos. La sudoración favorece paradójicamente la sequedad de las manos, que puede agravarse más con el uso de jabones y con lavados repetidos.

¿Existen tratamientos tópicos efectivos?

En el mercado disponemos de diferentes productos, tanto en forma de aerosoles, rolones o lociones que son efectivos en casos de hiperhidrosis de intensidad leve o moderada. Suelen ser preparados a base de sales de aluminio, idealmente deben aplicarse cada noche con la piel seca hasta conseguir el control del exceso de sudoración. Una vez conseguido, debe ir espaciándose su aplicación. Su principal inconveniente es la posibilidad de irritar la piel son útiles sólo en casos de hiperhidrosis de intensidad leve o moderada.

¿Son útiles los tratamientos orales?

Existen distintos tratamientos orales: fármacos anticolinérgicos, alfa-2-adrenérgicos (clonidina) y ansiolíticos que pueden ayudar a reducir la hiperhidrosis, a pesar de que se asocian a efectos secundarios molestos que dificultan el tratamiento. Los principales efectos secundarios son la visión borrosa, retención urinaria (anticolinérgicos), hipotensión (clonidina) o somnolencia (ansiolíticos).

Captura de pantalla 2015-03-08 a la(s) 18.08.58