La queratosis actínica (QA), también conocida como queratosis solar, es una formación escamosa o costrosa que aparece en la superficie de la piel, de color café claro, rosada o blanquecina. La escama o costra es dura, seca, y áspera, y se la suele identificar durante el tacto más que la vista. En ocasiones causa picazón o leve dolor.

La piel puede inflamarse y enrojecerse a su alrededor. En forma infrecuente, la queratosis actínica puede sangrar.

Esta alteración o lesión de la piel se desarrolla lentamente y por lo general alcanza un tamaño de 3 a 6 mm. Al poco tiempo puede desaparecer, para reaparecer más tarde, por lo general puede observarse varias al mismo tiempo.

Suele aparecer en la cara, las orejas, el cuero cabelludo, el dorso de las manos y antebrazo, los hombros y los labios, es decir en las zonas del cuerpo que están más expuestas a la luz solar. Tienden a ser planas y rosadas o sobre elevadas y ásperas.

Por qué es peligrosa?

Puede ser el primer paso en el desarrollo del cáncer de piel, es un precursor del cáncer o pre cáncer.

Se pueden eliminar antes que se conviertan en cáncer de piel, si no son tratadas, aproximadamente entre un dos y un cinco por ciento de estas lesiones pueden progresar hasta un carcinoma espinocelular.

Estos tipos de cáncer generalmente no constituyen un peligro de muerte, siempre que sean detectados y tratados en sus etapas iniciales. Pero en caso en caso de que esto no suceda, pueden agrandarse e invadir los tejidos circundantes.

En raras ocasiones, producen metástasis y se extienden a los órganos internos.

Una forma particularmente agresiva es la queilitis actínica, que se desarrolla en los labios y que con mayor frecuencia puede evolucionar hacia un carcinoma espinocelular. Esta lesión puede extenderse rápidamente hacia otras partes del cuerpo.

Si usted padece de queratosis, significa que tiene daño solar confirmado y podrá desarrollar cualquier tipo de cáncer de piel, no sólo el carcinoma espinocelular. Cuantas más queratosis tenga, mayor será la probabilidad de que una o más puedan convertirse en cáncer de piel, además, se pueden tener hasta 10 veces más lesiones subclínicas (invisibles) que lesiones visibles en la superficie de la piel.

Principales Causas

  • La exposición solar crónica se acumula con el tiempo, es por eso que incluso una breve exposición suma en el total de toda una vida.
  • Aproximadamente el 80 por ciento de los rayos solares UV pueden atravesar las nubes, además de rebotar contra la arena, nieve, y otras superficies reflexivas, lo cual significa una exposición extra de la piel.
  • Fuentes artificiales de luz UV (máquinas de bronceado).

Quiénes tienen mayor riesgo?

Las personas de piel clara, cabello rubio o rojizo, y/o ojos azules, verdes o grises son los que presentan un mayor riesgo. Son más propensos a las quemaduras solares debido a que su piel posee poca pigmentación que la proteja. También presentan un riesgo más alto aquellos individuos cuyos sistemas inmunológicos se encuentran debilitados como resultado de una quimioterapia por cáncer, SIDA, o transplante de órgano.

Con qué frecuencia se produce?

Las personas de edad avanzada tienen más probabilidades que los jóvenes de desarrollar estas lesiones, debido a que la exposición solar acumulativa aumenta con el paso de los años.

Aproximadamente el 50 por ciento de las personas mayores de 50 años han tenido queratosis, y algunos expertos afirman que la mayor parte de las personas que vivan 80 años o más padecerán una.

Pueden aparecer en jóvenes de 20 a 24 años que han pasado demasiado tiempo al sol, con poca o ninguna protección.

Tratamiento

Todos producen un cierto enrojecimiento y algunos pueden causar la aparición de costras, mientras que otras propuestas tienen menos tendencia a provocar estos signos basándose en el tipo de lesión, su edad y su estado de salud.

  • Crioterapia (criocirugía): Especialmente eficaz cuando existe un número limitado de lesiones. No se requiere de cortes ni anestesia. Se aplica nitrógeno líquido en lesiones con un spray o aplicador con punta de algodón para congelarlas.
    Posteriormente se encogen o forman una costra y se caen. Puede producirse una hinchazón temporaria luego del tratamiento, y en el caso de los pacientes de tez oscura, puede perderse algo de pigmento.
  • Curetaje y desecación: Este es un procedimiento indicado para aquellas lesiones en una fase inicial. Para analizar sí se trata de un cáncer, el médico toma una biopsia, ya sea mediante el corte de una fina capa de lesión con un bisturí, o el raspado con una cureta, luego se raspa y extrae la base de la lesión; el sangrado se detiene con una aguja de electro cauterización
  • Medicamentos tópicos:
    • Imiquimod: Provoca que las células produzcan interferón, una sustancia que destruye las células cancerosas y precancerosas.
    • 5-fluoruracilo en crema o solución

Prevención

  • La mejor manera de prevenir la queratosis actínica es protegiéndose del sol.
  • Evite la exposición solar innecesaria, especialmente durante las 11 a 16 hrs.
  • Permanezca en la sombra.
  • Cúbrase con sombreros de alas anchas, pantalones largos, camisas de mangas largas, y anteojos de sol con filtroUV.
  • Utilice un protector solar de amplio espectro con factor de protección solar (FPS) 30 ó mayor.
  • Evite asistir al solarium y utilizar artefactos de bronceado artificial.
  • Aleje del sol a los niños recién nacidos. Los protectores solares pueden utilizarse para bebes mayores de seis meses.
  • Enseñe a sus hijos, desde pequeños, acerca de los buenos hábitos de protección solar.
  • Examine su piel desde la cabeza hasta los pies al menos una vez al mes.
  • Hágase examinar por un profesional una vez al año.

 

 

Captura de pantalla 2015-05-30 a la(s) 12.44.13

Es una pequeña área elevada y áspera que se encuentra en partes de la piel que han estado expuestas al sol durante mucho tiempo. Algunas queratosis actínicas pueden transformarse en un tipo de cáncer de piel.

También conocida como Queratosis solar, es una formación escamosa o costrosa que aparece en la superficie de la piel, de color café claro, rosada o blanquecina. Las personas de edad avanzada tienen más probabilidades que los jóvenes de desarrollar estas lesiones, debido a que la exposición solar es acumulativa, aumenta con el paso de los años.